Cómo limpiar bronce

Cómo limpiar bronce

Actualmente, los objetos de bronce antiguos se encuentran en muchos hogares por tener un valor afectivo ya que pertenecieron a abuelos y bisabuelos. También es real que hay objetos modernos de este material pues es reconocido por su durabilidad y su calidad.

El bronce en contacto con el aire, la humedad y la luz pierde el brillo; además adquiere una tonalidad verdosa que lo desluce. 

Existen diferentes formas de renovar esa pátina verde oscura que ha atrapado a los objetos y utensilios de bronce y devolverles el brillo original.

En este artículo compartimos propuestas para que el interrogante cómo limpiar bronce sea fácilmente resuelto.

La primera sugerencia es quitar el polvo acumulado en los objetos antes de aplicar los ingredientes naturales que les restituirán el lustre. Para sacar el polvo, hay que fregar el bronce con un paño humedecido en agua tibia y secar con un tejido suave.

Antes de usar en todo el objeto los productos para limpiar, es importante probarlos en un sector oculto para corroborar que no lo dañen.

Cómo limpiar bronce con ingredientes de cocina. Procedimiento.

Harina y sal.

  1. Colocar en un recipiente partes iguales de harina y sal, por ejemplo, un pocillo chico de cada componente. Para elegir las cantidades tener en cuenta la cantidad y el tamaño de los objetos que se van a limpiar.
  2. Añadir algunas gotas de vinagre blanco y mezclar hasta formar una pasta suave.
  3. Aplicar la pasta con un paño suave o una esponja. También puede colocarse con las manos, usando guantes de goma para resguardar la piel.
  4. Frotar con un paño suave y bien seco con movimientos circulares y fuertes. Esta acción es necesaria para que la mezcla actúe y la pátina comience a salir.
  5. Dejar accionar la pasta en el bronce entre veinte minutos y media hora.

Enjuagar el objeto con agua tibia y secar con una toalla suave.

Si es necesario porque persiste la tonalidad verdosa, no hay que dudar en repetir el procedimiento.

Cómo limpiar bronce

Jugo de limón y bicarbonato.

  1. Colocar en un recipiente dos cucharadas grandes de bicarbonato de sodio y agregar la cantidad necesaria de jugo de un limón para formar una pasta mezclando las sustancias.
  2. Cubrir la superficie de bronce con la pasta usando un paño suave o una esponja.
  3. Con otro paño seco y suave, fregar la pasta por todo el objeto con movimientos circulares. Es importante frotar vigorosamente hasta que el bronce recobre el brillo.
  4. Dejar la cubierta limpiadora sobre el objeto durante veinte o treinta minutos.
  5. Aclarar el bronce con agua tibia y secar rápidamente con una toalla o paño suave.

Estas propuestas no solo son simples y económicas, sino que dejan los objetos de bronce como si fueran nuevos.

Ver:

Limpiar acero inoxidable con productos caseros

Leave a Reply