Cómo limpiar el acero inoxidable

Cómo limpiar el acero inoxidable

Actualmente el acero inoxidable es un material muy común en artefactos de la cocina y del hogar. Para quienes al momento de higienizar los artefactos surge el interrogante cómo limpiar el acero inoxidable; en este artículo les ofrecemos algunos métodos y productos que facilitan la tarea.

¿Cómo se limpiar el acero inoxidable?

Existen productos limpiadores exclusivos para usar en acero inoxidable que dejan las ollas, sartenes y artefactos con un brillo insuperable.  Para usarlos hay que respetar las instrucciones que trae el producto y manipularlos con guantes de látex para proteger las manos.

Hay que evitar utilizar productos que poseen lavandina porque deterioran y le quitan el brillo al acero.

Lavar las superficies de acero inoxidable con un paño o esponja embebido en agua caliente y detergente.

Para quitar marcas de huellas dactilares o agua, hay que rociar la superficie con limpiavidrios y repasarla con un paño de microfibra. Posteriormente enjuagar bien y secar con un trapo seco o papel absorbente.

Para sacar la suciedad seca de líquidos o alimentos hay que colocar un limpiador en crema o anti grasa y fregar con una esponja.

Limpiar acero inoxidable con bicarbonato

Limpiar acero inoxidable con bicarbonato

Las manchas rebeldes se quitan empleando bicarbonato de sodio. Hay que formar una pasta mezclando una cucharada sopera de bicarbonato con dos o tres gotas de agua. Aplicar esta pasta sobre las manchas y dejar actuar media hora aproximadamente. Repasar el área con una rejilla húmeda, enjuagar y secar con un trapo seco suave.

Para quitar las rayas que suelen aparecer por el uso, se pueden aplicar productos comerciales, como la cera para acero inoxidable o alternativas naturales.

Limpiar acero inoxidable con vinagre

Una posibilidad es pasar por la superficie un paño mojado con vinagre o jugo de limón.

Otra opción es aplicar unas gotas de aceite para bebés o de oliva sobre un trapo seco y repasar el artefacto siguiendo la dirección de las vetas. Dejar actuar el aceite unos minutos y retirarlo con papel absorbente.

Para evitar manchas permanentes es importante:

  • Limpiar la suciedad inmediatamente.
  • Enjuagar muy bien con agua después de aplicar un producto.
  • Mantener la superficie seca para evitar las manchas que dejan los componentes del agua.
  • Siempre hay que limpiar el acero con movimientos circulares y con cuidado para no rayarlo.

Estos detalles de cuidados e higiene son propuestas viables y simples para mantener en condiciones los artefactos de acero inoxidable.

Deja un comentario